Bloque Justicialista

KINEN : Los dichos de Camissi «impactan sobre la imagen y la credibilidad de este cuerpo»

Aquí lo publicado por Fm Dinámica en su site sobre mi intervención en la Sesión del Concejo Municipal del día jueves 22 de octubre de 2015.

 

Caso Cammisi
Intervención del concejal Eduardo N. Kinen en la Sesión del Concejo Municipal del día jueves 22 de octubre de 2015.

«Los hechos de público conocimiento vinculados a expresiones grabadas al concejal Cammisi nos pueden llevar a diferentes reflexiones desde este ámbito legislativo donde nosotros, sus pares, estamos en estos momentos afectados porque, tal lo ya manifestado en la pasada reunión plenaria, impactan sobre la imagen y la credibilidad de este cuerpo.

Nuestro bloque, respetuoso de la división de poderes, entiende que no nos corresponde decidir sobre si hubo, o no, delito en sus dichos, pero ello no obsta para hacer un análisis sobre la actitud del concejal. Tampoco obsta la posibilidad de conformar una comisión que trate el tema.

En primer término vemos que más allá de que se trate de una conversación privada, en dicho diálogo el concejal abordó cuestiones públicas que nos atañen a todos. Y agrego: Cammisi no negó haberla mantenido ni tampoco se retractó de las afirmaciones realizadas, con la única excepción de los términos con los que calificó a la Fiscal Trossero. En este aspecto recuerdo expresiones de ese tenor sobre nuestra intendente las que, si bien no tomaron el estado público de las que estamos tratando, se realizaban anteponiendo a los “adjetivos” expresados el calificativo de vieja.

No es cualquier declaración lo que se escucha en ese video. No es una opinión subida de tono sobre un contrincante político la que realizó el concejal.

En segundo lugar, cabe recordar que Cristian Cammisi representa al centenario partido Radical, adalid de la democracia e históricamente paladín del sistema republicano de gobierno. Partido del que muchos de sus más conspicuos representantes a nivel local, en innumerables ocasiones, realizaron críticas a otros sectores políticos respecto a avasallamientos de un poder sobre otro y sobre conductas no plenamente democráticas en el marco del mentado clima de crispación que profundizaba la “grieta” entre las diferentes agrupaciones políticas o entre sectores de distintos orígenes ideológicos.

Prestando atención a las expresiones vertidas por el Concejal Cammisi, se podría afirmar que la Unión Cívica Radical, partido que avaló y apoyó plenamente su candidatura a intendente, ha extraviado el camino.

Por ello y citando el refrán de que la caridad bien entendida comienza por casa, sería muy oportuno y muy saludable para la democracia en nuestra ciudad que los integrantes de la UCR realicen una especie de “examen de conciencia”, una reflexión interior, un mea culpa en definitiva, difundiendo públicamente su opinión sobre este tema más allá de recitar su confianza en los dictámenes de la justicia, o que esperarán pacientemente que ella se expida.

En tercer lugar me animo a plantear: ¿Crisis de representación o representatividad?

Pregunta que muchos se hacen a partir del descreimiento en la política y los políticos, con su consecuente impacto en lo que hace a la cada vez más escasa participación e involucramiento de la ciudadanía en los asuntos públicos. Este es otro aspecto que brevemente quiero abordar, ya que se habla mucho de la crisis de representación, afirmándose que el sistema democrático y sus instituciones están en crisis.

Hago hincapié en cuestión e intento ser más preciso en la terminología a utilizar en el caso que estamos tratando. Hablaría entonces con más precisión de la crisis de representatividad, ella consiste en que el sistema democrático está en crisis por la conducta (o quizá para ser más precisos, por la falta de ella) de sus representantes.

Retornando a la situación que aquí nos convoca: la CONDUCTA del concejal Cammisi implica en gran medida la falta o carencia de ella, la misma que hace que la ciudadanía de Esperanza aumente día a día su desconfianza en el desempeño de este cuerpo y vaya in crescendo su escepticismo sobre la política como herramienta para alcanzar el bien común de las sociedades.

Si bien el concejal aclara que no fue denunciado, puede que en el futuro sí lo sea, en la medida que avance la investigación por las graves denuncias contra el ex fiscal Fessia con quien, según lo declarado por Camissi, lo unía una estrecha vinculación al punto tal de haber manifestado, entre otras expresiones, las siguientes afirmaciones que se rescatan de sus declaraciones grabadas:

“Hace seis meses que le estoy insistiendo a Fessia para que la saque, seis meses…”

“esta mina tiene poca vida acá”

“Fessia, ésto cortalo por lo sano, echala a la mierda, sacála”

“Fessia no la quiere, yo no la quiero, que soy el que más o menos controla lo que haga Fessia…”

En varios medios de comunicación local el concejal pidió disculpas solo por los exabruptos. Cabe preguntarnos: ¿sólo pide perdón por los términos peyorativos hacia la fiscal? ¿Y sobre las frases que cité recién?

Desde ya que también rechazo y repudio los términos con los que califica a la fiscal que no corresponden teniendo en cuenta su investidura y el hecho de que es una mujer, la cual no puede ser denostada de esa forma.

El contenido de las frases vertidas por Camissi hablan a las claras de una afrenta – y posible violación – al principio de división de poderes.

Que dicho principio tiene rango constitucional y sus afirmaciones no hacen más que socavar la confianza de la comunidad en el sistema judicial.

Pero en algo podemos coincidir con el concejal: el sistema judicial y sus efectores no funciona como corresponde.

El sistema de acusación penal no está siendo aplicado efectivamente por el gobierno provincial y han pasado ya varios años para aplicar “plenamente” el nuevo código procesal penal.

Pero, ¿qué sucede con estos dichos de Camissi, qué provocan los mismos? No colaboran ni fortalecen sino que debilitan lo institucional y profundizan el descreimiento de la comunidad hacia la Justicia

Es así entonces que además de que el sistema procesal penal provincial tiene sus dificultades sus dichos no hacen más que empeorar la situación.

Finalmente y volviendo al tema que creo más importante: la falta de conducta. Un concejal no sólo debe PARECER resuelto, democrático, dialoguista, defensor de los principios republicanos entre otros valores y cualidades que se resaltaban en épocas de campaña.

Vuelvo a repetir: NO SOLO PARECER sino SER, serlo en todas las oportunidades y ámbitos en los que le toque desempeñarse.

Nada más señora presidente».